viernes, 9 de agosto de 2013

Las mascotas son bienvenidas

¿Se imaginan entrar en una cafetería y ver una imagen como esta? 

Fuente: http://www.flickr.com/photos/cristinavalencia/

En Alemania las mascotas —especialmente los perros— pueden acompañar a sus dueños a prácticamente cualquier sitio: restaurantes, hoteles, tiendas, centros comerciales e incluso medios de transporte. Nuestra mascota puede viajar en el bus, en el metro y en el tren. Los dueños no tienen que pagar billete para los animales pequeños que quepan en un transportín o en una jaula, o que puedan llevarse en los brazos, pero sí para los perros medianos o grandes (generalmente la mitad de precio normal del billete).  Tan solo tienen restringido el acceso a tiendas de alimentación o en general, a cualquier lugar donde haya comida fresca. Normalmente hay un cartel en la puerta con el dibujo de un perro que dice algo como "Nosotros debemos esperar fuera". 

Las reglas cambian según las diferentes regiones de Alemania —y según las razas de perro, pues los perros considerados de raza peligrosa tienen más restricciones—  pero en general, este es un país tremendamente petfriendly, lo que de hecho, me parece muy bien. Creo que todos podemos confirmar que hay personas que tienen peores modales que muchos perros.

¿Qué les parece? 

1 comentario:

  1. Es una gran ventaja, sobre todo por el transporte, en París me sorprendió también ver perros en el metro.

    ResponderEliminar